• Facebook - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro

© Juan López-Carrillo – Todos los derechos reservados / Ilustraciones fondo de pantalla de Alfredo Gavín / Fotografías encabezado "Inicio", "Libros", "Poemas" y "Prosas" de Francesc Fernández

«Fotografía anticliché», fotografía de la sección FOTOS de la página web de Juan López-Carrillo

Fotografía anticliché

 

Esta imagen debería aparecer en revistas como Nature, Science o, al menos, en Muy Interesante. ¿Por qué...? Porque en ella se demuestra de forma objetiva, fehaciente y palmaria que los hombres, o sea, los varones, sí que podemos hacer dos cosas a la vez. Me encontraba yo en el otoño de 2012 en el pueblo turolense de Valderrobles para participar en una jornada literaria (firma de libros, lectura de poemas y tertulia literaria) organizada por Octavio Serret —Librería Serret—, junto con el novelista Sergio Galarza y acompañados por Olga y Paco de Editorial Candaya; y la foto corresponde a la víspera de esa jornada, un almuerzo donde a mi lado se ve... (¡coño, que me perdone, me olvidé de su nombre!... no importa, cuando lo recuerde lo pondré) y a quien sirvo, con precisión absoluta digna del mejor barman (y es que quien tuvo, retuvo), un vaso de buen vino. Al mismo tiempo, con mirada aguileña controlo el movimiento de dos platos portadores de sabrosas viandas: el de jamón ibérico y el de queso manchego, no fuera ser que por descuido fatal desaparecieran de mi radar (porque hay que ver, en cuanto le das oportunidad, lo que traga la tropa lírica) y los poemas que al día siguiente tenía que recitar perdieran fuerza expresiva por falta del sustento necesario, por no decir el desastre que supondría no poder sostener la pluma en la firma de libros por manifiesta debilidad de mi persona. En resumen, mi cerebro testosterónico, para asombro de la comunidad científica, consiguió ejecutar con éxito dos tareas diferentes: Primero, servir, sin mirar, el vino hasta el borde del vaso y que ninguna gota se derramara y, segundo, que alguno de los comensales, como por ensalmo, se quedará sin jamón y sin queso manchego.