Prólogo de

Los muertos no van al cine 

de Eduardo Moga